Psyren Rol

Foro especialmente dedicado a un manga creado por Toshiaki Iwashiro, Psyren
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ¿Quieres el Dinero?

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Sakku

avatar

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Localización : Cazando pispirispis :D

Hoja de personaje
Especialidad :
Nivel : ۞۞۞۞۞[1]۞۞۞۞۞

MensajeTema: Re: ¿Quieres el Dinero?    Dom Ene 02, 2011 10:20 pm

Todo sucedía demasiado deprisa para que él pudiera reaccionar, y más aun si lo que esperaba era al resto. La bestia se había girado, dando a entender que sí, había percibido su presencia y pensaba matarlos. Empezando por el patoso del escombro a quien lanzó por los aires contra el chico que ponía caras antes de que apenas hubieran tenido tiempo para pensar en una huida.

Los dos cayeron hacia atrás y la bestia se lanzó hacia la la chica. Él, atrás del todo, era un espectador, igual que Naero... pero éste se puso en marcha y agarró de la pierna a la bestia para impedir que la peliblanca fuera su siguiente víctima. El patoso se quitó de encima del de las caras y se arrastró hacia un lado, después de pedir que le arrancaran los ojos al bicho. El de las caras pareció dudar un momento, que la peliblanca utilizó para lanzarse a por la bestia navaja en mano, lo que supuso que el chico se decidiera y se lanzara también sobre el Tavoo.

Y él se quedó en silencio, analizando la escena. Podría huir, claro que podría huir. Había otras salidas de ese sitio, las había visto mientras registraban el lugar. El problema era que ahí afuera habrían más bichos que ése. De los que no podría huir, viendo la velocidad que había usado para lanzarse a por ellos. No, no podía irse, no sin Naero. Los demás le importaban más bien poco, pero no pensaba dejar la seguridad del mayor. Así que supuso que debía quedarse ahí... y ayudar. No le agradaba demasiado aquella idea, pero tenía que guardar las apariencias. Naero tenía cara de ser una persona extremadamente preocupada por los demás: si él se quedaba estático, probablemente le odiaría. No le importaba el odio... le importaba sobrevivir.

«No me arriesgaré demasiado», se prometió interiormente, mientras que sus ojos barrían el piso en busca de algo útil, como un fragmento de tabla lo suficientemente grande como para que lo manipulara sin exponerse. Como no lo encontró, volvió a alzar la vista. Tenía que haber algo que no le pusiera en riesgo... Sus ojos se posaron en las antenas del animal. Había sido bueno en biología durante sus años de estudios, por lo cual sabía que los bichos con atentas las utilizaban para algo importante. Ahora bien, quizás no fuera el caso, pero tenía que intentarlo. Calculó los riesgos: ellos atacaban a matar, por lo que si el daba el golpe de gracia y los otros fallaban, el animal se podría encabritar. ¿Sería capaz de huir lo bastante rápido como para evitar el ataque? ¿Sería capaz Naero de contenerlo? Para eso no tenía respuesta. Por lo que debía averiguarla, ya que los otros dos no estarían para el tema de hacerlo. Y era mejor aprovechar que seguían ahí mientras pudiera usarlos como escudos.

No se lo pensó más, ni siquiera se permitió un último recuerdo de ella. No iba a morir. No allí. Iba a regresar a casa y conseguir el dinero para su madre. Echó a correr y se lanzó sobre la cabeza de la bestia, con las manos preparadas para coger las antenas y arrancárselas. O cualquier cosa que le hiciera daño.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Zero urashima
Dios Psycher
Dios Psycher
avatar

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 09/12/2010
Edad : 25

Hoja de personaje
Especialidad :
Nivel : ۞۞۞۞۞[1]۞۞۞۞۞

MensajeTema: Re: ¿Quieres el Dinero?    Mar Ene 04, 2011 2:15 am

Todo paso muy rapido y yo no podia actuar despues de todo que podria hacer yo contra un escorpion gigante?, escuche vagamente lo que dijeron y vi sus acciones la verdad no me importaba mucho.
- bien si van a subir haganlo de una vez yo tratare de ganar tiempo- les dije y sin esperar su respuesta mire a mi alrededor en busca de algun objeto para llamar su atencion si encontraba algo para lanzarle, lo arrojaria para llamar su atencion y despues correria lejos de el para darles tiempo de huir obviamente me mantendria en guardia para esquivar algun posible ataque con el aguijon.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://psyren.foroactivo.mx
Fear Demon

avatar

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 09/12/2010
Edad : 23
Localización : Atras de ti, observandote...

Hoja de personaje
Especialidad :
Nivel : ۞۞۞۞۞[1]۞۞۞۞۞

MensajeTema: Re: ¿Quieres el Dinero?    Sáb Ene 08, 2011 3:32 pm

Código:
Markus Yourubatto(Dr. Coyote) Symon Kyan(Kyan) Zero Urashima(Zero) Listein Witsom(Listein)
La tension del momento hizo que Listein Witsom hablara claramente como si fuera un lider nato, el sabia alguna informacion acerca de los escorpiones y se la dio a saber a todo el grupo, tal vez podria servir de algo para enfrentar a aquel mounstro mas grande que cualquiera de ellos. Si bien los datos que habia recordado en aquel momento de terror le podrian ayudar en algo no sabia si realmente servirian a la hora de luchar contra un Tavoo. Aun asi penso primero en la vida del resto y se aproximo para ayudar a Markus, tenian que subir todos al segundo piso.

El cerebro de Markus funcionaba rapidamente, el era un doctor responsable y sabia lo que habia que hacer desde el primer momento en que sintio aquel pinchazo. El cirujano tenia suerte, Symon y el otro tipo ya habian ido a ayudarlo para poder salir de aquella situacion en la que se habian metido. Markus actuo rapido, si el veneno del escorpion habia inmovilizado por completo su brazo en cuestion de segundos no podia correr el riesgo de hacer el torniquete despues, tenia que hacerlo ahora o nunca. Le pidio la camisa y la uso rapidamente como un torniquete, luego con la ayuda de Symon Kyan subieron juntos por las escaleras. Desgraciadamente no habia ningun pedazo de escombro en donde estaba Markus, y probablemente si volvia seria una carga para el resto, ademas de ser un blanco sumamente facil para aquel escorpion que lo miraba fijamente.

En aquel momento Zero Urashima pasaba por un momento tenso, sabia que no seria capaz de hacerle algo al escorpion pero si seguia pensando en que hacer acabaria por terminar igual que el hombre herido. Hablo seriamente, iba a intentar ganar algo de tiempo para su grupo, sabia que al tener un integrante lastimado los demas deberian huir mas lento y eso provocaria la muerte de todos. Al menos ser el heroe le daba coraje para intentar vencer al Tavoo, no cualquiera arriesgaria su vida por la de los demas, y menos tener el valor de pelear sin ninguna posibilidad de poder ganar. Aun con todas las cosas en su contra busco con la mirada un objeto para llamar la atencion del escorpion, por suerte encontro un escombro y lo lanzo hacia su cabeza, provocando rapidamente la reaccion del Tavoo que ahora estaba enfurecido.

Las cosas pasaron rapidamente, el escorpion ya estaba a centimetros de Zero y se preparaba para usar su aguijon en contra de este, pero por suerte de Zero, el ya se habia preparado para un supuesto ataque y pudo esquivarlo a tiempo rodando por el pasillo. Aun asi el escorpion no detuvo su frenesi de ataques y debido a que Zero apenas estaba levantandose, el Tavoo facilmente lo agarro con una de sus tenazas y apreto con fuerza el pecho de Zero, provocando una herida que rodeaba su cuerpo. El chico no podia hacer nada en esa situacion aun usando todas sus fuerzas, esas tenazas parecian hechas de acero y no habian posibilidades de zafarse de algo como eso. Al menos Zero habia cumplido su mision, los chicos ya estaban en la segunda planta y habia ganado el tiempo suficiente para que huyeran del Tavoo.

La herida se abria mas y mas mientras Zero gritaba de dolor, la agonia del chico y la situacion en la que se encontraba hacia pensar que el Zero quedaria partido en dos en cualquier momento, decorando el lugar con aquel color rojizo por todas partes. El chico se hubiera rendido si no fuera por el hecho de que la presion que ejercia el escopion con su tenaza se habia debilitado, algo le habia pasado, si... ahora el escorpion se movia como un loco para que Okeda lo soltara. El tipo seguia vivo despues de todo, ahora estaba agarrando la cola del Tavoo con una fuerza tan grande que el bicho chillaba de dolor a medida que se desgarraba la ''piel'' separandola de su dueño. Finalmente la cola cedio por completo y se desprendio del escorpion, provocando que este soltara a Zero y se diera la vuelta con mucha dificultad para pelear contra Okeda.

Habia comenzado la lucha y Okeda ya llevaba algo de ventaja, aun asi el escorpion se mostraba decidido a pelear a pesar de no tener su querido agujon. El Tavoo efectuo su ataque primero atacando con sus tenazas rapidamente pero Okeda esquivaba todos su ataques como si fuera un juego de niños.

- ¿Te gusta jugar cabron? A que ni me tocas - Okeda se veia confiado en ganar, de seguro estaba molesto por la forma en la que el Tavoo lo ataco.

El frenesi de ataques que ejercia el Tavoo no tenia resultado alguno frente a Okeda, que esquivaba facilmente todos y cada uno de los amenazadores golpes. Parecia que el sujeto disfrutaba la pelea, su rostro sonriente demostraba que apenas se tomaba en serio al escorpion de dos metros. Un movimiento brusco permitio que Okeda se deslizara por el piso y quedar debajo del Tavoo, aprovechando el descuido del escorpion al haber dejado una apertura.

- Asi que aqui estaba, muy gracioso de tu parte dejarlo en un lugar tan escondido -
Okeda se rio y efecto su movimiento.

Zero estaba recostado en la pared con la vista nublada, pero logro notar lo que Okeda realizaba e intento poner algo de atencion. Un sonido se escucho, parecia que algo se habia roto, luego Okeda levanto al Tavoo con las manos desnudas y lo lanzo lejos, cayendo abruptamente al suelo, sl parecer el tipo arrogante habia acabado con el. Okeda caminaba en direccion a Zero, le ayudo a levantarse y comenzo a hablarle.

-¿Viste eso? El cabron tenia el Illumina escondido debajo de el, que lio... ¿Estas bien? El estupido me agarro por sorpresa, aunque tenga psi sigo siendo humano, disculpa lo ocurrido - Tomo su tiempo para ver las heridas de Zero, el chico estaba bastante herido pero no era de ''gravedad'' - ¡Hey chicos!¡Bajen de ahi, no sean lloricas!

El resto del grupo bajo a la primera planta y se reunieron nuevamente con Okeda, algunos estaban sorprendidos al ver que el tipo engreido seguia con vida. Entre el grupo decidieron seguir andando en busca del telefono para encontrar el mapa, Okeda estaba seguro de que se encontraba cerca de ahi. Listein ayudaba a Markus mientras que Symon ayudaba a Zero, al caminar notaron que habian cenizas por el pasillo, extrañados le preguntaron a Okeda pero este solo sonrio y siguio caminando.

Habian llegado a la entrada del edificio, ahi estaba el dichoso telefono esperandolos todo el tiempo. Okeda apreto el boton de memoria y aparecio el milagroso mapa:

Mapa
Spoiler:
 
OFF: Zero y Markus estan heridos pero pueden seguir caminando solos aunque bastante lento, los otros dos chicos pueden decidir ayudarles a partir de ahora. En este post pueden hacer bastante si lo piensan, se los dejo a idea de ustedes.... piensenlo bien =D

Código:
Grey Sanders(Grey) Bayron Salvatore(Bayron) Saouji Haru(Sakku) Mizuki Mitsukuri(Mizuki)
El ambiente estaba concentrado en la matanza, el instinto asesino podia cambiar por completo la actitud de las personas, la lucha por sobrevivir aumentaba por cada segundo que pasaba al estar cerca del Tavoo. Todos querian acabar con el, era un peligro tan grande el dejarlo con vida que no podian correr ese riesgo, tenian que acabarlo ahora.

La chica frente al Tavoo reacciono rapidamente sacando la navaja que sus padres le habian regalado para defensa propia. Mizuki actuo rapido, se impulso lo suficiente y con la navaja bien sostenida destrozo el ojo izquierdo de la criatura, que se volvio loca frente a aquel movimiento. La chica se cayo pero gracias a su trasero no dolio lo suficiente, ahora habia que esperar lo que sucedia, si su ataque sirvio de alguna manera.

Grey Sanders elevo el tono y hablo fuertemente, estaba molesto por lo que le habia hecho esa abominacion pero solo atino a arrastrarse hacia atras para no estorbar a los demas. En ese momento se encontraba Bayron en un aprieto, ya habia localizado la pata de madera que habia conseguido en la habitacion donde desperto, pero el caso es que se disputaba entre las dudas de si ayudar al chico herido o intentar pelear contra el Tavoo. Las dudas no duraron mucho, su otra personalidad queria entrar en accion cuanto antes, el ya sabia lo que iba a hacer y estaba dispuesto a efectuarlo a como de lugar. La risa sadica de ''Mumei'' fue el comienzo de su accion, corrio hacia donde estaba la pata de la mesa y la agarro en movimiento, iba directo hacia la cabeza del Tavoo. El impacto llego donde esperaba Mumei, la oreja del mounstro estaba sangrando a chorros y se veia en la cara de este que estaba debilitado.

El chico hubiera seguido golpeando a la bestia pero algo le intervino en el paso, era Haru. El chico que ahora estaba vestido de chica se abalanzo contra el Tavoo y agarro las antenas del ''animal'', este se molesto y comenzo a sacudir la cabeza de lado a lado como si tuviera que negar algo extremadamente serio, pero esa no era la situacion. Aun asi Haru no se molesto en dejar de agarrarlas, hasta que el chico floto por unos momentos y luego salio disparado hacia la pared con una antena en cada mano. Habia cumplido su acometido pero ahora la espalda le dolia un monton, ya no tenia ganas de hacer otra cosa mas que mirar el extraño descenlace.

El Tavoo estaba agotado y Naero seguia sosteniendolo firmemente, no tenia mucho que hacer en ese estado, pero al menos tenia su carta bajo la manga. La criatura gigante de dos metros de largo abrio rapidamente la boca, una esfera trasparente comenzaba a formarse al interior de ella. Naero se dio cuenta demasiado tarde y comenzo a gritar desesperadamente:

-¡Vayanse de aqui ahora!¡Corran rapido!¡Salgan de aqu..! - La voz de Naero se detuvo.

El Tavoo ya tenia fijado a su objetivo, mirando fijamente con el ojo que le quedaba. La esfera crecio desproporcionadamente y fue lanzada hacia la chica, que habia quedado atonita frente a lo que sucedia frente a ella. El pasillo se lleno de sangre por completo, ya era demasiado tarde para hacer algo... Bayron habia vuelto a la normalidad, de sus ojos salian dos lagrimas que limpiaban su rostro de la sangre de aquella chica. Grey habia perdido el habla, no sabia que hacer frente a esa situacion, el hecho de que no haya hecho nada para ayudar a sus compañeros era una aguja clavada en su corazon, se sentia demasiado mal como para seguir. Haru estaba paralizada, apoyada en la pared miraba lo que era antes un ser humano, ahora tenia que pensar seriamente en seguir buscando informacion y arriesgar su vida para conseguir el dinero que necesitaba.

Naero estaba perdido en sus sentimientos, solto al Tavoo y este comenzo a correr hacia los chicos, pero pronto se detuvo. Unas espinas de tierra habian salido del suelo y se habian clavado en la criatura, Naero habia puesto sus manos en el suelo. El Tavoo fue desapareciendo junto a la chica lentamente hasta ser solo cenizas. Los ojos de Naero mostraron sus sentimientos y adornaron el suelo con unas calidas lagrimas. Ahora los chicos se culpaban de creer que todo esto era un juego comun y corriente, habia muerto una persona...

Habian pasado unos minutos, todos tenian algo en que pensar luego de ver lo ocurrido, habia que tener algo a lo que poder aferrarse. Naero se levanto y comenzo a hablar:

- Tenemos que movernos, ha pasado mucho tiempo y no podemos desperdiciarlo de esta forma - Naero comenzo a caminar hacia la entrada, su voz ahora era seca y cortante - Siganme.

El grupo comenzo a moverse hacia la entrada nuevamente, Bayron ayudaba a Grey Sanders a seguir caminando ya que este estaba bastante malherido. Naero movio la mano izquierda y la puso hacia un lado, señalando que dejaran de caminar.

-¿Ven esa silueta?Puede ser un Tavoo, no podemos arriesgarnos a que nos ataque uno, y si es volador estariamos perdidos. Deberiamos pasar de el y seguir buscando en los alrededores.

OFF: Bien, pueden ir a ver que es la silueta, quedarse con Naero, dar opiniones, etc... Depende de lo que quieran hacer.

[Mizuki Mitsukuri - Muerta]

Código:
Keita Hayami(Lavi)
El sujeto habia despertado en lo que antes era una casa, le dolia bastante la cabeza y lo unico que recordaba era una llamada a su celular, a la cual contesto bastante enojado ya que el sonido se incrementaba mas y mas. La atmosfera desoladora le impacto, quedo atonito al ver que lo unico que habia en pie eran edificios totalmente destruidos y basura, era como si algo hubiera arrasado la tierra. Estaba bastante confundido, no sabia en lo que pensar ni mucho menos en lo que hacer frente a la situacion, pero no le incomodo demasiado, comenzo a caminar para ver que es lo que podia hacer.

Era como si estuviera en el desierto, la arena que se metia en sus zapatos era molesta, pero seguia tranquilo como si nada hubiera pasado. Habia llegado hasta un edificio que seguia en ''buen estado'', tal vez podria encontrar algo en ese lugar, tal vez no... pero habia que intentarlo.

Habia comenzado a caminar hacia la direccion del edificio pero algo lo detuvo, habia algo dentro de ahi y le incomodaba. Prefirio esperar unos segundos pero esa cosa no se movia, era como si lo estuviera esperando. La curiosidad entro a su cerebro, tenia ganas de saber que habia alli.

OFF General: Les pido disculpas a los que no quieren leer tanto, me sobrepase hahaha, lo siento xP. Tambien pido disculpas por demorarme demasiado en este post, tenia bastantes cosas que hacer y ademas habia que ver algo sobre el foro (ya se esta arreglando, no teman). En fin, espero que lo disfruten... ¡¡o vendra un Star Commander!! Naa... es joda (tal vez no >=D)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lavi

avatar

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 02/01/2011

Hoja de personaje
Especialidad : Rise
Nivel : ۞۞۞۞۞[1]۞۞۞۞۞

MensajeTema: Re: ¿Quieres el Dinero?    Sáb Ene 08, 2011 5:00 pm

El dolor de cabeza me estaba matando, mientras abria mis ojos para presenciar en lo que parecia una casa, solo que sin techo y escombros por donde mirara. Estaba acostado, y solo una cosa me quito el habla. "El cielo" pense, unas enormes nubes tapaban los rayos solares, nubes marrones. Me levante de mi posicion con un dolor molestoso en la espalda que despues se fue desvaneciendo. Me levante y me sacudi la ropa, tenia mi traje de deportes, recorde. Estaba en el gimnasio, cuando me estaba preparando para ducharme, un ruido empezo, parecia el timbre de un telefono, asi que respondi el mio. Ya despues de eso no recuerdo nada mas, mire con angustia a los lados. -Que es este lugar- me preguntaba a mi mismo, como si supiera. Una camiseta y mis pantalones de gimnasia, eso era lo que tenia conmigo. Me mire las manos, mis guantes de hacer pesas. Vacie mis bolsillos, no tengo mi billetera ni mi telefono, se debio haber quedado en mi casillero. Pero toque algo, era una tarjeta, empeze a temblar. La tarjeta de la cabina? las letras "Psyren" resonaban en mi mente. Me golpee el craneo dos o tres veces con mis nudillos, tratando de poner mis pies en la tierra.

Sali de la casa inhabitada, logrando ver algo mas espeluznante, un desierto. Nunca me gustaron, nisiquiera tengo alimentos, proviciones, algo para dejarme vivir hasta que me rescaten. Camine mientras la arena entraba en mis zapatillas, soportaba el calor, gracias a la camiseta blanca que me daba bastante aire. Mis ojos se posaron en otra estructura, pero esta vez no era una casa, era un edificio, y estaba aceptable, aunque sea seguia parado en este lugar. No tenia nada que perder, seguro encontraba aunque sea algun medio de comunicacion, si mas suerte otra persona en este lugar, aunque las probabilidades de eso eran pocas, viendo en el lugar que estaba. Asi que entre al edificio.

EDIT: Se me olvido, Mi color es el Crimson


Última edición por Lavi el Sáb Ene 08, 2011 5:07 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bayron

avatar

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Edad : 22

Hoja de personaje
Especialidad :
Nivel : ۞۞۞۞۞[1]۞۞۞۞۞

MensajeTema: Re: ¿Quieres el Dinero?    Sáb Ene 08, 2011 5:06 pm

La criatura estaba muerta, pero por desgracia una compañera había caído en combate.
Mumei al ver que todo había terminado y que Bayron estaba fuera de peligro, simplemente bajo la cabeza, lanzo un suspiro y se dejo caer de rodillas. Al abrir los ojos Bayron vio que el pasillo estaba cubierto de sangre, se miro las manos las cuales también estaba cubiertas de sangre al igual que su ropa y rostro.

-Mumei… que, que ha sucedido-Su voz era temblorosa
-Mira hacia ahí-Le contesto mientras movía la cabeza para señalar.

Al mirar hacia el lugar, Bayron se impresiono y se cubrió lo boca con su mano derecha. Eso era la chica que vio unos momentos atrás, ¿como había terminado de esa forma?. Mumei solo lo sabía y no se lo pensaba decir.
Aunque Bayron no conocía a la chica unas lágrimas se escaparon de sus ojos y resbalaban por su rostro limpiando un poco la sangre que tenia en el.

-Deja de llorar, la gente muere todo el tiempo eso es inevitable, supéralo y ponte de pie
-¡Si, mueren, pero cuantas de ellas terminan de esa forma!-Le gritó a Mumei
-Ah, esta bien, deberías ayudar al que se arrastra, no creo que se pueda poner de pie el solo.

Bayron voltio hacia donde estaba el chico (Grey), se limpio las lagrimas y con ellas un poco la sangre, se puso de pie y se dirigió hacia donde esta el.
-Hola soy Bayron -Trato de sonreír al presentarse con el chico, pero le costaba trabajo- Veo que estas lastimado, yo te ayudare a caminar-Se agacho un poco para poder ayudar al chico a ponerse de pie sin lastimarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sakku

avatar

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 21/12/2010
Localización : Cazando pispirispis :D

Hoja de personaje
Especialidad :
Nivel : ۞۞۞۞۞[1]۞۞۞۞۞

MensajeTema: Re: ¿Quieres el Dinero?    Lun Ene 10, 2011 5:13 pm

A pesar del peligro se había arriesgado y había acertado con su razonamiento. Después de que el de las cara consiguiera lastimar la oreja de la bestia y aprovechándose de la distracción que conformaba, se había deslizado a su lado y sus manos habían tomado las antenas con fuerza. Y entonces, el bicho se volvió loco y empezó a moverse de un lado a otro con fuerza. Y hasta ahí duró su gozo por haber acertado en sus suposiciones.

Su cabezonería le llevó a tomar las antenas con más fuerza, tratando de extirpárselas, aun cuando las sacudidas eran demasiado violentas para alguien del tamaño y peso de él. Para cualquiera que no pesara algo cercano a los doscientos kilos, en realidad. Pero se dio cuenta tarde, cuando sus pies se separaron del suelo. Y lo siguiente que supo, fue que voló. Literalmente.

Por un momento, el mundo dejó de existir. Estaba flotando, en el aire, hacia una dirección que desconocía. A una velocidad bastante más rápida que la que deseaba. No veía bien, porque todo pasaba demasiado rápido como para que pudiera enfocar algo y descifrar lo que era. A su cabeza llegó su madre, entonces, inundándolo todo, y el pensamiento de que iba a morir y que en vez de su vida, lo único que iba a ver era a su madre (cosa con la que estaba más que conforme) se deslizó a la par que su imagen, hasta hacer que asimilara la idea de la muerte inminente en esos escasos segundos en los que imitó a un pájaro. Entonces, llegó la pared y todo ese pensamiento se borró para dejar paso a una única sensación: dolor.

De acuerdo, no estaba muerto. Pero por el dolor, casi que lo había preferido. Ése fue su pensamiento unos segundos antes de que su parte racional retomara el control y le recordara que quería vivir. Abrió y cerró la boca varias veces, tratando de encontrar de nuevo el aliento, mientras que sus ojos empezaban a asimilar la información. Había aterrizado un poco más atrás que el chico que había sido golpeado antes y que seguía en el suelo. La bestia parecía cansada, allí atrás del todo, pero no parecía darse por vencida. Abrió la boca y... No, un momento. Eso no podía ser real.

- ¿Qué demonios...- alcanzó a murmurar, mientras sus ojos se abrían de par en par y sus pupilas se dilataban del miedo. Tenía que estar soñando.

Naero gritó al percatarse de ello, alarmado, instándolos a irse. Sin embargo, era demasiado tarde: la bola transparente que se había formado en su boca y que no auguraba nada bueno, se disparó. Con la chica -que seguía de pie y tenía aire ausente- como objetivo. Todo sucedió en cuestión de segundos: en un momento la bola salía disparada de la boca y al otro impactaba contra la muchacha, que entonces dejó de existir.

La sangre tiñó de rojo todo lo que quedó a su alcance.

Contempló, estupefacto, las gotas que habían llegado hasta sus zapatos. Después alzó la vista, para cerciorarse de que no estaba delirando, y lo confirmó. Eso era real. Aquella bestia se había cargado a la chica en un parpadeo. Y todos parecían igual de horrorizados que él. Incluido Naero, que entonces soltó al bicho. Y éste se puso en marcha de nuevo.

Soltó un respingo y se echó atrás, con violencia. Una mano temblorosa se alzó buscando la pared para levantarse, a pesar de todo, y huir. No fue necesario: de pronto, de la tierra surgieron pinchos que atraparon al animal en el camino y lo ensartaron como un pinchito. Atrás, Naero, tenía las manos apoyadas en el suelo, delatando con eso que había sido él el autor. Aun desde aquella distancia, se percató de que lloraba.

Se levantó lentamente, todavía adolorido, mientras que su cabeza asimiliaba todo lo que había pasado. Desde que se había materializado en ese sitio, hasta que la chica había muerto, con todos los detalles. No era un juego, se veía venir por las desapariciones. Pero de eso a lo que acababa de suceder, había un largo trecho. Ahora estaba claro que las desapariciones no eran casuales. Ni siquiera voluntarias.

Naero le sacó de sus pensamientos, instándolos a continuar. Él fue a su lado sin apenas pensarlo: la protección del mayor había pasado a ser de importante a necesaria. Ya reflexionaría lo que quisiera más tarde, ahora lo importante era sobrevivir. Vio por el rabillo del ojo como el chico de las caras ayudaba al herido y suspiró para sus adentros: esa carga les retrasaría. Sin embargo, algo le decía que Naero no se iría sin ellos. Sólo se detuvo un momento para recoger la navaja de la chica, que había quedado entre las cenizas, para guardársela en el bolsillo con indiferencia, antes de continuar aquella silenciosa marcha.

Se mantuvo en silencio, al lado del mayor, con los brazos cruzados sobre el pecho en un gesto bastante femenino (se le había pegado esa pequeña manía, entre muchas otras, de tanto practicarlas), con la cabeza ligeramente gacha, hasta que Naero se detuvo y señaló a una figura distante, recomendando no acercarse a ella ante el peligro de un nuevo enemigo. La estudió con la mirada, pero más bien con poco interés. No tenía ganas de más acción por el momento. Se limitó a acercarse un paso más a el peliblanco, dejando claro silenciosamente que sólo le seguiría a él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Quieres el Dinero?    

Volver arriba Ir abajo
 
¿Quieres el Dinero?
Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Psyren Rol :: Psyren :: Punto De Partida-
Cambiar a: